domingo, 24 de enero de 2010

La princesa de la luna


Es uno de los cuentos más antiguos del Japón, es tanta su belleza de la luna, y paz que desea transmitir que esto provoca rivalidad. Fusiona elementos sonoros occidentales y orientales...tambores, percusiones e instrumentos de viento. Contiene un mensaje filosófico, hay una fusión de música, danza e imágenes escénicas...y que decir de los escenarios, estos causan impacto visual, sus luces diversas, la oscuridad representando la noche, su piso con espacio cuadricular de rojo a negro, su luz dorada que es más que nada una majestuosa tela de seda gigante y ondulante...vayamos a la narración de la misma.


Es la historia de la princesa de la luna cuando desciende a la tierra donde cuida la familia de un viejo cortador de bambú. El destino de su belleza luminosa es el de transmitir la paz y la felicidad, pero la rivalidad que provoca su presencia celestial conduce a la guerra.
Jirikylian, director artístico del Nederlans Dans Theater y uno de los coreógrafos más aclamados de Europa, se inspiro para crear este ballet de gran formato en la composición musical de Maki Ishii que lleva el mismo nombre. La música de Ishii fusiona elementos sonoros occidentales y orientales; mezcla percusiones occidentales y tambores japoneses, que se enriquecen por los instrumentos de viento, estrechamente asociados con el Gagaku. La Orquesta Cicle Percussion, dirigida por el propio Ishii, juega un papel fundamental en la puesta en escena del ballet.
Kylian evita la idea tradicional de hacer un "ballet" para cuento de hadas, porque quiere concentrarse en el mensaje filosófico en lugar de abordar el tema narrativo de la historia Kaguyahime. Su ballet ha creado una fusión entre danza, música e imágenes escénicas que goza de una intensidad conmovedora. Su coreografía individualista es un espejo exquisito de la música que por momentos expresa una inquietud imperceptible y a veces se torna vertiginosamente violenta. El impacto visual de esta obra se acentúa por los diseños y la iluminación de Michel Simón, que utiliza un escenario de varios niveles de oscuridad como la noche, ilumina en diferentes ocasiones por medio de pequeños puntos de luz móvil, por una esfera resplandeciente inmersa y por hileras de spotlights, rayos luminosos muy penetrantes, luces que convierten el piso en un espacio cuadriculado de color rojo primero y después negro, y por la deslumbrante luz dorada que rebota sobre una vasta extensión de seda ondulante. Kaguyahime es una obra maestra de la danza con una calidad musical y dramática asombrosa.

1 comentario:

  1. No es muy frecuente encontrar a gente que le guste el mundo de la danza. Me agrada saber que hay gente interesada.
    Jiri Kilian es un gran coreógrafo me gusta.

    ResponderEliminar